banner2

La genialidad del Internet de las Cosas (IoT)

Imagina que una administradora de una finca revisa en su tableta todas las mañanas los niveles de microclimas y las condiciones de humedad y nutrientes en el suelo, con el fin de conocer el momento óptimo para sembrar, regar, fertilizar o cosechar los cultivos; pero que en realidad ella lo revisa más por curiosidad que por otra cosa, pues la red de sensores que tiene transmite datos continuamente a un sistema en la nube cuyo resultado genera instrucciones para el sistema de riego; entonces ella no tiene mayor cosa que hacer si cambia el clima.

Supongamos que los pacientes de hoy en día cuentan con una pulsera que está continuamente midiendo su ritmo cardiaco, la concentración de oxígeno en la sangre, entre otros signos importantes para monitorear su salud, y que esta información se transmite de manera continua al centro médico para que le den un mejor seguimiento.  Al mismo tiempo que a una pulsera así se le pueda dar un uso común porque te indica cuanto ejercicio hiciste hoy, como están tus niveles de azúcar y triglicéridos en la sangre e incluso dar la hora y la fecha, cumpliendo también con la función de un reloj.

Ahora imagina cosas más cotidianas, como ir manejando y buscando donde estacionarnos y que el teléfono o el mismo carro nos muestra un mapa que se actualiza en tiempo real con los espacios disponibles de estacionamiento tanto en las calles como en los parqueos públicos.

 Para simplificar, imagina tu casa, y piensa en todas las cosas que hay en ella como televisores, cortinas, relojes, abanicos, licuadoras, lavadora, refrigerador, etc. y que, en este escenario, el refrigerador te avise cuando algún producto está por caducar, o acabarse. Pensando más allá, la conexión de todos estos dispositivos electrónicos, como que el despertador toque por la mañana, y envíe un mensaje para que la cafetera comience a preparar el café y notificar a las cortinas que deben abrirse lentamente. ¿Parece demasiado futurista?, a lo mejor aquí en México, pero se dan todos los días en otras partes del mundo gracias al conjunto de tecnologías conocidos como el internet de las cosas y big data.

El internet de las cosas o IoT (Internet of Things) por sus siglas en inglés, se refiere al universo de pequeños dispositivos con uno o más sensores que transmiten las mediciones de esos sensores típicamente a través de la red inalámbrica celular a algún sistema en la nube donde esos datos se almacenan y se procesan con algún fin. Theodore Hope.

Hoy en día, existe una infinidad de aplicaciones de IoT, que inicialmente fueron utilizadas en las industrias con la conexión entre máquinas, conocidas como M2M (machine to machine, ‘máquina a máquina’), evolucionando así con el tiempo, dando el gran salto hacia ese entorno de subsistemas interconectados comúnmente llamada la nube; que es lo que marca la diferencia entre el uso de internet tradicional, al internet de las cosas, pues cuando hablamos de dispositivos que se conectan a internet es fácil asumir que nos referimos a una computadora, una tableta, un celular, una televisión, una videoconsola y podemos seguir con aparatos electrónicos que se pueden conectar, pero internet de las cosas nos habla de objetos cotidianos, de una silla, de una mesa, un foco, unos tenis, de un cepillo de dientes, es decir, objetos del día a día susceptibles de ser conectados a la red para enviar o recibir información. El IoT va mucho más allá, entendiendo que TODO esté conectado, y que todo aparato, electrónico o no se vuelvan inteligentes, siendo capaz de tener una dirección IP que lo identifique y de esta manera conectarse a Internet de diferentes formas.

Se pueden encontrar en muchas industrias actualmente, incluyendo la agricultura de precisión, gestión de edificios, salud, energía y transporte. Hay numerosas opciones de conectividad para los ingenieros electrónicos y los desarrolladores de aplicaciones que trabajan en productos y sistemas para internet de las cosas.

Los proyectos de casas inteligentes lo que se conoce como domótica, son apenas algunas de las aplicaciones que la Internet de las Cosas puede tener, que mediante la conexión de sensores de condiciones ambientales se puede controlar y optimizar, el consumo eléctrico, detección de fuego,  y humo; subir y bajar las persianas, monitorizar nuestro domicilio cuando no estamos, incluso existe una iniciativa mayor que está surgiendo por estos días que son las Ciudades Inteligentes, estas son ciudades equipadas con redes integradas para garantizar el funcionamiento de una ciudad en general.

En medicina van incorporados en dispositivos médicos que están sobre y dentro de los pacientes por ejemplo marcapasos cardíacos que transmiten datos y reciben instrucciones por bluetooth.

En transporte, camiones, automóviles, trenes y aviones existen todo tipo de sensores midiendo todo tipo de información. Por ejemplo, los automóviles inteligentes tienen sensores incorporados en los sistemas de suspensión y dirección que detectan automáticamente cuando el vehículo se mete en un hueco o tiene que esquivar un obstáculo en la carretera, si agregamos a estos los gps  de alta resolución y transmitimos estos datos a la nube podríamos tener un mapa actualizado en tiempo real que le sirve a todo el mundo para saber dónde están los huecos y los obstáculos en todas las calles, ayudando también con esta información a saber en donde se necesita dar y suministrar mantenimiento, lo mismo con la vía férrea que tiene 100 años de existir en muchas partes del mundo.

En la industria, las turbinas hidroeléctricas llevan muchos años de operación y se les está retroinstalando y retroadaptando dispositivos IoT para tener un mejor control a cerca de su funcionamiento. También hay equipos industriales como turbinas que están repletos de dispositivos IoT enviando condiciones acerca de su operación y también de sus fallas y el análisis de estos datos en la nube, en Big data puede generar modelos predictivos de fallas y de esta manera revoluciona el concepto de mantenimiento preventivo. También el Internet de las cosas juega un papel muy importante en apoyar la democracia, por ejemplo, en transparencia y rendición de cuentas, porque supongamos que en México cada activo que el estado compra se le incorporara uno de esos dispositivos para que se pudiera saber en cualquier momento dónde está, qué está haciendo y en qué condiciones está ese activo, eso nos traería un nivel de transparencia y eficiencia inaudito en nuestro país, ¿si las empresas industriales hacen la trazabilidad de una pieza industrial porque no hacer la trazabilidad de otras cosas?, además de que ayudaría para conocer en donde y ah que hora hay cierto tipo de crímenes, donde se tira basura, etc.

Es como si el planeta se estuviera vistiendo de una piel de decenas de millones de sensores que transmiten datos a cada rato a través de las redes existentes con el término Big data, que se refiere generalmente a volúmenes importantes de información cuyas necesidades de almacenamiento y procesamiento no pueden ser atendidas por las tecnologías tradicionales que usamos en sistemas de información, siendo esto uno de los problemas a los que se enfrentan, pues  Cisco Systems, una empresa global dedicada a la fabricación, venta, mantenimiento y consultoría de equipos de telecomunicaciones estima que entre los próximos cinco años la cantidad de datos en total que se perciba en la red se va a medir en cientos de zettabytes por año, es decir, cientos de miles de millones de terabytes por año, estos números son casi difíciles de comprender pero por ahí va la procesión, esto por supuesto va a retar y va a poner enorme presión sobre las redes de transmisión sobre todo inalámbricas y también de conectividad hacia cientos de datos y en el caso de México,  conectividad hacia otros países en el mundo, está de más decir que una oferta no adecuada de este tipo de servicios va a limitar seriamente la adopción de estas tecnologías.

Además de esto, es importante mencionar que cualquier tecnología tiene el potencial para ser usado con fines malévolos, de tal forma, enfocando la seguridad física y de bienes en la vida de cualquier persona, ya sea sobre su persona, sobre su negocio, hogar;  con el abuso en vigilancia, control de personas, uso de datos personales, que tienen que ser necesariamente abordados por la sociedad aumentando la seguridad en viviendas, vehículos, y bienes personales o simplemente sobre las personas. En fin, podemos decir que el Internet de las Cosas traerá consigo cada vez más beneficios, y con ello mejorando nuestra calidad de vida, ya que se puede aprovechar para crear todo tipo de soluciones y atender todo tipo de necesidades, pues gracias a estas tecnologías que tendremos a nuestro alcance podemos crear soluciones para todo tipo de problemas,  ya sea de salud, automotriz, industrial,  de funcionamiento de ciudades,  en la composición y la ejecución de música incluso en ayudar a preservar patrimonios de la humanidad , es decir, un sinfín de cosas que puedas imaginar en la que esta herramienta puede ayudar y facilitar las tareas; el limite está en la creatividad de cada quien. Pero que como toda tecnología esta tiene su lago oscuro, como lo puede ser el mal uso y manipulación de la información.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *